La brecha de género: de superhéroes y princesas - Escuela ESAF
Menu

We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

La brecha de género: de superhéroes y princesas

La brecha de género: de superhéroes y princesas

ESAF

Está clara y es bastante conocida la brecha de género que existe en el mercado laboral, tanto en salarios como en participación laboral/operativa. En Latinoamérica, solo la mitad de las mujeres que cuentan con edad para laboral legalmente, participan en el mercado laboral y llegan a ganar el 25% menos de salario en comparación a los hombres, en actividades similares. Por ejemplo: Una profesora titular en Economía, ganaba 95% del salario de un hombre, con características similares en 1995, y 75% en el año 2015.

Se ha llegado a la conclusión de que estas brechas de género podrían estar asociadas de alguna manera con diferencias en ventajas comparativas, de productividad, diferencias biológicas y preferencias, o discriminación, pero ninguna de estas teorías ha encontrado suficiente sustento. Las brechas de género se hacen más notorias durante la etapa de fecundidad activa de las mujeres y podrían estar relacionadas con el embarazo, parto, lactancia y responsabilidad en el cuidado de los hijos.

Algunos países han ido implementando políticas de familia que son neutras al género, con el ánimo de minimizar estas brechas; Se espera que estas políticas contribuyan a la solución y reducción de estos estigmas.

Es importante tener en cuenta que los padres tenemos gran responsabilidad en la formación de los estereotipos y lo que se considera ‘adecuado’ por género, como el entender que la niña siempre debe jugar con muñecas y el niño con carros. El niño resiste el golpe de una caída, pero la niña no, la niña se disfraza de princesa y el niño debe ser superhéroe. Los padres y los maestros de primera infancia debemos cambiar dichos comportamientos. Tanto los niños como las niñas deben embarrarse, jugar con bloques, escalar, experimentar, y está bien si se lastiman al jugar, y también que lloren o que no lloren, lo importante es que en sus vidas no se establezcan estereotipos como los ya mencionados.

Texto tomado de:
http://www.portafolio.co/opinion/raquel-bernal-salazar/la-brecha-de-genero-de-superheroes-y-princesas-analisis-507683

Niños-510